¿Qué tan deseable o empleable eres?

¿Qué tan deseable o empleable eres?

Hace poco terminé de leer un libro que se llama “El Algoritmo del amor” Un viaje a las entrañas de Tinder, de la periodista Judith Duportail.


La verdad me encontré con un contenido bastante diferente al que tenía pensado. La escritora, que había terminado una relación y se da de alta en Tinder comienza a investigar la app y cuando supo que Tinder le daba a todos los usuarios un “puntaje de deseabilidad” al que no tenemos acceso, se obsesionó y comenzó a entrevistar personas para poder conseguirlo, hasta que logro obtener el suyo que era un 5/10, lo que quería decir que de cada 10 personas que veían su perfil, 5 de ellos le daban me gusta y otros cinco la rechazaban, ella lo encontró fatal. 


La verdad es que Tinder solo le ha puesto número, en base al, registro de la data a la que tiene acceso a lo que todos hacemos la vida real ¿No te parece?


Quizá no muy conscientemente, pero sin ninguna duda, ponemos puntajes todo el tiempo, y por supuesto ninguno de nosotros nos libramos de tener un puntaje de deseabilidad o de empleabilidad según el ámbito en que nos evalúen.


Y ahora te pregunto


¿Qué tan deseable eres? Y si nos vamos al ámbito profesional ¿Qué tan empleable eres?


Tómate un par de minutos y piensa del 1 al 10 ¿Qué puntaje de deseabilidad te pondrías en el ámbito amoroso? Y ¿En el ámbito laboral? ¿Lo tienes?


Quizá no tengas acceso a la tecnología que tiene Tinder para tener un puntaje, pero tienes historia, es cosa de recurrir a la memoria, ordenar las experiencias y los resultados que has tenido para hacerte una idea y si bien no podrías tener un puntaje exacto, si tendrás claridad de sí te sientes deseado en cualquiera de los dos ámbitos.


Si te está costando hacer esta evaluación podrías hacerte estas preguntas


En el ámbito amoroso


Cuando llegas a un lugar, puede ser el gimnasio, un café, un evento o en la fila del supermercado, ¿Sientes que te miran o te sientes invisible?


¿Cuántas personas intentan acercarse a ti, para generar una conversación, para invitarte a salir o simplemente para saber cómo estás?


¿Estás teniendo citas? ¿Cómo te va en estas citas? ¿Eres tú el que rechaza o te están rechazando?


En el ámbito laboral


¿Cuántas personas están mirando tu perfil de LinkedIn? 

¿Cuántos Head Hunter te contactan para decirte que han visto tu perfil y te quieren contar sobre una oferta de trabajo? 

¿Cuántas personas se acuerdan de ti para ofrecerte un trabajo y te contactan directamente? ¿A cuántas charlas te están invitando? 

¿Cuántos clientes estás teniendo?

¿Estás teniendo entrevistas? ¿Cómo te va en las entrevistas? 

¿Te pagan lo que vales?


Aquí tienes varias preguntas para entretenerte, hacer un recuerdo y finalmente ponerle un número a tu “Nivel de deseabilidad” a tu “Nivel de Empleabilidad”


Si tienes un 9/10 ¡Felicitaciones! Tienes un Happy Problem y debes estar muy ocupado(a) gestionado tu agenda y te puedes dar el lujo de rechazar invitaciones a salir o decidir no avanzar en lo que podría ser una potencial relación, puedes rechazar ofertas de trabajo y recomendar a otros y si no te pagan lo que mereces, tranquilamente puedes esperar a que llegue el siguiente cliente o a que llegue una oferta que cumpla esa expectativa.


En cambio, si tu resultado es un 2/10 quizá te sentirás pésimo, frustrado(a) y poco valioso(a) con la sensación de que estás condenado(a) a conformarte con lo que te toca, con quien te acepte y que muy probablemente ni se acerca a lo que realmente quieres.


Pero ¡Tranquilidad! Lo bueno es que ya sabes tu puntaje y si no es el que te gustaría tener, asúmelo y ponte a trabajar como si no hubiera un mañana para mejorarlo y convertirte en una persona altamente deseable y altamente empleable.



¡Solo depende de ti!

Regresar al blog