¡No estoy tan mal!

¡No estoy tan mal!

¡No estoy tan mal!


La frase que te impide tener una vida extraordinaria.


No conozco a nadie que le guste que le mientan, es más, creo que todos castigamos la mentira y a quién nos miente, nos alejamos de estas personas y queremos tenerlas lo más lejos posible.


Porque nuestra declaración es que queremos rodearnos de personas honestas y sinceras.


Entonces, ¿Por qué nos mentimos tanto a nosotros mismos? 


Somos los campeones número uno en pedirle al otro, lo que no somos capaz de darnos.


Y así pasa con todo.


Quiero que me valoren, pero NO me valoro.

Quiero que me amen, pero NO me amo.

Quiero que sean honestos conmigo, pero NO lo soy conmigo.



¿Por qué me traiciono? ¿Por qué me cuesta ser honesto conmigo? 


Porque la verdad, generalmente duele y estamos mentalmente preparados para evitar a toda costa el sufrimiento.


Entonces vivimos en INCOHERENCIA y eso a la larga no es sostenible,duele mucho más.


¡Declaramos querer honestidad de parte de nuestros amigos, parejas, hijos y en el trabajo, pero basta que alguien sea sincero con nosotros y NOS ENOJAMOS! 


Incluso en ocasiones, nos alejamos de quien nos dice la verdad.


¡Porque la verdad duele!


¡Duele asumir que no es verdad, que no estoy tan mal! 


Cuando la realidad, es que cuando apagas la luz para dormir, solo tú sabes, ¡Lo mal que estás!



¡Así somos!



Pagamos para que nos ayuden, pero cuando nos dicen algo que no queremos escuchar, entonces “Es malo” “No sirve” “Quien se cree, que me está diciendo esto a mí”


Mientras te domine el EGO, estarás rodeado de personas que lo alimenten y que te digan a todo que si, que no sean capaces de darte una opinión distinta y mucho menos de criticarte constructivamente o cuestionar lo que tú dices, porque lo que buscas es tener la razón.


Mientras te domine el EGO, te rodearas de personas que lo alimenten, haciéndote cariño al oído, diciéndote lo que tú quieres escuchar, ósea, mintiéndote



Aceptar que realmente ¡Estamos Mal!, es lo que nos permitirá tomar acción y generar un cambio.


¿En qué ámbito de tu vida te dices No estoy tan mal?

Regresar al blog